miércoles, 12 de diciembre de 2007

Mas poetas que yo

No cabe duda que si vamos a escribir algo en nuestras vidas, ello tendría que ser en forma de narración en algún cuaderno de nuestra carrera, ya sea en la ultima pagina de cuaderno, en la pasta de algún libro, en el mismo diario o en el ultimo volante que te dieron en la calle.
Si uno es poeta tiene que escribir lo que ocurre en su entorno, qué pasa cuando va por la calle mientras anda de paso en paso, o que ocurre al ver como el micro avanza rápidamente por aquellas calles limeñas que afectan al transeúnte; muchas cosas a escribir y poco espacio para plasmarlo.
En mi aspecto cuando quiero escribir me percato de las situaciones congeniadas que no han dejado de asar por mi delante, desde una pelea, una discusión, una falla, un problema general hasta una decepción; todo esta plasmado en un mísero papel mas de mi caja de zapatos encima del ropero.
Resumiendo lo que escribí, quiero mencionar que soy un poeta que quiere cantar a la vida pero desde el aspecto distinto, con una cucharada de Baudelaire y una pizca de Vallejo para terminar volviéndome uno de esos poetas que quiere asustar a sus lectores y que se respondan al leerme “Este muchacho sufre”. Lastimosamente casi nadie lo hace.
Aquí en mi patria y en la ciudad donde vivo, del 100% de personas que conozco, solo un 32% conoce de mi pasatiempo, de los cuales solo un 15% ha leído un conjunto de poemas dedicados con corazón hacia un mundo fuera de fantasías.
Para especificar, me he percatado de este típico problema, que el capital no es suficiente para hacerme a la mar de las librerías y mostrar un conjunto de poemas como es debido, ni siquiera exponerlo en algún simposio o en alguna conferencia; no tengo la oportunidad que alguna persona me apoye tanto como quiero.
Pero bueno, para mi no importa ello, siempre y cuando exista en mis manos un papel y un lápiz o algún elemento que suelte tinta o carbón.

Si hay algo que mencionar, es esa forma como uno no es conocido, en mi caso, asistir a una feria de Libros y ver a jóvenes de mi edad con un libro suyo bajo el brazo donde plasman sus vivencias en verso o en narración, o apreciarlos conversar sobre escritores que conocen porque hablaron del tema me da una corazonada que yo debo surgir solo.
No puedo conversar con ellos porque simplemente no saben que hago, porque no tengo un mísero poema en el bolsillo para dárselos a leer, ni mucho menos un aspecto que demuestre mi vivencialidad... no soy nadie.
Solo como me dije aquel domingo de regreso a casa: “Los poetas no buscan ser conocidos en la vida, se conocen solos mientras viven”.
Por eso he llegado a la conclusión de seguir escribiendo, al menos ahora, a espaldas de un examen desaprobado, en un pedazo del periódico del conmigo o como lo hice últimamente, en la pared del patio.
Nadie en este caso que aprecie últimamente me dice que es Mas poeta que yo, para mi no hay diferencias totales a bastar con el titulo del conjunto de escritos y mucho menos con el estilo, para mi aquellos que escriben y no paran de hacerlo hasta sentirse libres ya son poetas de su propia vida, sin recurrir a imprentas, diseños ni presentaciones con cócteles baratos.Yo simplemente escribo y lo tengo en mi, lo tengo en una caja, separados por conjuntos diversos y a espera que algún día esos: “Palabras del Alma” (2003) “Desde mi prisión” (2004) “Secretos”(2005), “Quimera” (2005), “Deverde olvidar”(2006), “Mis sueños” (2006), entre otros mas que en total son ocho lleguen a las librerías, a las ferias, a las mesas redondas, a los conversatorios o algún otro lugar mas... no importa... ellos esperan a pesar que la tinta y el papel se vayan gastando con el pasar de los años.

5 comentarios:

TRuLy dijo...




Dale tiempo al tiempo...
por lo menos aqui te leemos nosotros :)


Un besote!
y gracias por pasar por mi blog..
Espero verte mas seguido..

Yo amenazo con volver :P


Zegim dijo...

No se trata de que te noten, sino de que te hagas notar; ni tanto se trata de que te lean, sino de escribir.

Si de verdad quieres que las cosas ocurran, tienes que hacer que ocurran por tu mano, de lo contrario es pura cosa de suerte.

Que de todos modos, ser poeta es cosa difícil, sobre todo después de haber escrito.

Soy_Dd dijo...

el sueño acaba cuando dejamos de creer en él... y concuerdo con ZEgim... sigue adelante!!

Yo tmb kisiera ver uno de esos poeamas y decir q te vimos crecer por aki...saluditos!

Berenjena dijo...

Escribí poesía hasta los quince años, de ahí he vuelto a ella como quien se arrepiente de haber negado sus orígenes, con la cabeza por el suelo, con un cúmulo de sentimientos que esperan florecer con una estética distinta, la poesía, a diferencia de la prosa, es un diálogo interior, más tuyo, es una profundización contigo mismo... como leí alguna vez, los poetas no se hacen, nacen...
Ahora, en cuanto a poder se publicado y todo eso... déjame decirte que depende de uno, todo depende de uno. Tienes que vincularte muchacho... sin darme cuenta, ahora soy Berenjena y no Bere, aunque no lo creas, gracias a este blog conseguí muchas cosas...
Hace poco se organizó una conferencia de literatura de la PUCP, cualquiera podía enviar sus poemas o un cuento y decirlo ahí, previa selección, yo me enteré tarde, pero te intento decir que hay oportunidades. Por otro lado, hay revistas muchachon... Casa de citas se publica semestralmente y hace convocatoria... así que todo es cosa de ponerse las pilas...
No dejes que tus sueños se empañen por la impotencia... yo intento abrirme paso en algunas cosas, no sé si lo estoy logrando, pero estoy intentando... que yo también quiero ser escritora y lo sabes ;)

Berenjena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.