jueves, 31 de enero de 2008

LA CASA

Luego de unos meses volvi a Manchay (Para los que no saben, es un pueblo parte del distrito de Pachacamac al sur de Lima). Luego de mas o menos una hora de viaje volvi a apreciar ese último valle de Lima donde el verde de los campos y el azul del cielo complacen la vista como si fuera una acuarela o una pintura.
Al llegar y luego de respirar ese aire tranquilo y observar esos paisajes aliviados subí por la pendiente que llevaria hacia el lugar de reunión o punto de visita cada vez que iba para allá. Entre un lugar lleno de plantas y cercano a una acequia con agua no tan transparente que digamos se levanta un lugar pequeño en tamaño pero grande en corazón, construido con adobe y barro y con un techo de paja y cañas.
Es una morada que sirve de cobijo para todos aquellos miembros de mi familia, me refiero a la casa de mis abuelos Fausto y Juana. La casa es una común y corriente, con una sala comedor de tamaño mediano donde en las paredes se cuelgan unos diplomas de epoca en felicitación a los hijos por aprovechamiento y conducta, asi como repisas con fotos e imagenes diversas. Lo que caracteriza es la cantidad de calendarios que cuelgan del mismo, de diversos años, incluso y especialmente de los años 60 o 70. La cocina es un ambiente pequeño con una repisa y cocina a base del mismo adobe y un tronco en el suelo que era asiento para los niños que querian sentirse abrigados en medio del invierno.
Dos cuartos unidos, en el primero dormian mis abuelitos junto a dos hijos, en el otro habían dos camas donde dormian cinco hijos más, llama la atención en este cuarto las imagenes que estan en una repisa de madera, un San Martin de Porres tallado y un Señor de los Milagros, unas estampas de la Virgen del Carmen y otras que el tiempo han hecho que desaparescan.
Hace muchos años atraz Fausto y Juana se casaron, vivieron más de 50 años de matrimonio criando a sus 11 hijos, de los cuales 4 fallecieron siendo niños. En medio de su labor familiar también resalto su fuerza de trabajo, viviendo de una chacra y cosechando alimentos así como criando animales entre cuyes, cerdos y gallinas.
Su paternidad de ambos era ejemplo para sus hijos, no buscaban ante todo una forma de educar a golpes o gritos, simplemente a llamados de atención, y cuando era necesario se le hacia el castigo merecido.
El problema es que no conosco muy bien aún la historia sobre como surgio el amor de mis abuelitos, me contaron primero que anteriormente Fausto era trabajador de una chacra donde el acendado era el padre de Juana, luego me dijeron que Juana habia sido vendedora de una bodega cerca del trabajo de Fausto y luego me terminaron contando que ambos ya se conocian y que Fausto enamoraba a Juana mostrandole un caballo precioso al cual lo hacia pasear para asombrar. Todas historias que no son esclarecidas aún.
Lo unico que si me relataron, era que en la casa sucedian hechos comunes y otros que podian ser sacados de una novela de Garcia Marquez. Por ejemplo, según me relataron miles de veces, uno de los niños que habia muerto, fue por un motivo ecepcional, segun se cuenta, la Virgen iba a buscarlo y mi abuelita escuchaba claramente como él conversaba con ella, hasta que un día le dijo que la Virgen queria llevarselo, extraño, al dia siguiente lo encontraron en la cama muerto mirando hacia el cielo y la imagen de la Virgen en una estampa de la repisa. Tambien me dijeron que existia el caso de sonámbulos, uno de los hijos se levantaba en plena madrugada y caminaba hasta la acequia para luego regresar, la única vez que despertó fue al verse en el borde a punto de caer.
Sucesos diversos, asi como nacimientos de la siguiente generación de nietos y asi sucesivamente, hasta como se observaba desde la puerta a militares que utilizaban los cerros para entrenamiento y se quedaban en la casa sintiendose a gusto.
Las historias pasaron asi sucesivamente, los hijos crecieron y se fueron a vivir lejos, los patriarcas Fausto y Juana se quedaron solos en esa casa hasta el día en que decidieron ir en busqueda del cielo. Fausto fallecio en 1989 y Juana en 1993, sus hijos y nietos aún los recuerdan con cariño y sobre todo, van a esa casa para recordar momentos maravillosos siempre con una lágrima en los ojos.
Ahora escribo esto porque se me viene a la mente tantas cosas vividas, sobre todo porque de toda la familia, yo fuí el último de la generación de nietos de Fausto y Juana (nacido en 1987), que como dice mi mama “Estaban orgullosos”, afortunadamente conocieron a su último nieto, lo criaron y vivieron con él un determinado tiempo.Aqui termino este relato, pero cada vez que voy para alla me prometo y me rejuro que todas las leyendas e historias se plasmaran en una novela, que aseguro sera orgullo de mi familia y sobre todo teniendo de escenario la casa.

9 comentarios:

Zegim dijo...

Eh, sí que es toda una dosis de historia. Impresionante.

Oscar dijo...

Jorge, tienes que tener cuidado con la ortografía. Tu trabajo se desmerece tan solo por eso.

Xkalibur dijo...

menudo paisaje tiene que ser, a mi me encantan los paisajes, las buenas vistas, los atardeceres... en cabo de gata tenemos unos atardeceres bastante famosos jeje.
Un saludo

Soy_Dd dijo...

cuanta historía va dejando uno a trávez de la vida... y más los pueblos de la ciudad... Está historía tiene de todo un poco, saluditos

carmendelly dijo...

que bonita historia.. me hizo sentir

Jassy dijo...

muy bonitos tus recuerdos, sobre todo por que caloras mucho tus raices y a los patriarcas de tu familia. beso
pst. chequea las concordancias y la ortografía,aveces por escribir ràpido se nos pasa

Petisita dijo...

Hola Jorge, yo no te voy a decir mucho acerca de la forma de tus escritos (ortografía y esas cosas) porque ya te las han dicho. En cuanto al fondo se ve que tienes muchisimo material interesante para empezar relatos mas grandes. Lee bastante, es la mejor escuela!!!!
saludos

Marilia dijo...

Me gustó mucho tu entradas, las fmilias suiempre tenemos esas pequeñas historias que pasamos de generación en generación y que bueno que la cuentes en esta entrada.

Marilia dijo...

Me gustó mucho tu entradas, las fmilias suiempre tenemos esas pequeñas historias que pasamos de generación en generación y que bueno que la cuentes en esta entrada.