martes, 20 de mayo de 2008

Me cuesta odiarte tanto

Puedo decirles que esa frasecita que tanto decía de: “Yo no odio a nadie” se viene repitiendo todos los días en mi vida y por parte de mi boca, bueno, en el buen sentido de la palabra porque no puedo odiar a alguien, pues es difícil para mi, debido a que soy tan pacifico en muchos aspectos y por momentos supongo que los sucesos que pasan por mi entorno son simplemente pequeñas trabas que no dejan de darse, claro, viniendo de un joven que sabe que el destino y el futuro le dan la espalda de a pocos.

Me doy cuenta que las cosas van cambiando de acuerdo a como vuelva el tiempo, no marco calendarios ni anoto sucesos en mi agenda, pero es cierto, noto algunos detalles que no puedo concebir dentro de mi ser.
Pero vayamos al punto exacto del asunto.
Muchas veces me pregunto que pasa conmigo cuando me doy cuenta que puedo odiar repentinamente a una persona a la cual estimo demasiado. Por qué las cosas van repentinamente mismo velero en altamar ante un tsunami o algo semejante, puesto que como pienso, algunos puntos van de bien a mejor, pero repentinamente se van a otro lado y se transforma en algo que menos esperaba, como un lado Hulk que todos tenemos.
Alguien cambia, yo cambio, pero no tanto; no soy así y lo repito día a día las veces que reniego con alguien.
No se que ha pasado en el ultimo mes conmigo, pero si hay un diminuto detalle que me ha venido jodiendo desde un día hasta ahora.
He querido disculparme, he querido que las cosas se calmen como un Cristo ante la tempestad, pero no puedo llegar a tanto; cuando creo que todo ira bien surge otro inconveniente que hace que todos se vaya al diablo nuevamente.
Este mes me joden las verdades, me joden las mentiras, me joden las enfermedades y me joden la gente que busca el último minuto o un momento de paz para malograr el momento.
Este mes me di cuenta que algo podría mejorar, que esto continuaría pero todo cayó mismo fraile al mar de Chorrillos; todo se fue, se fregó, y me jode ser simplemente ese receptor de ideas o de experiencias que te demuestran que la vida te llena de cosas la cabeza, que te hacen crear historias, momentos ideales y demás… problemas de alguien que oye y otro que puede generar historias y que impulsan a escribir lo que sea.

Mayo no ha sido un buen mes, no ha sido nada, pero nada bien (salvo el día de la madre)
Ahora que me ubico en un lugar de Lima realizando un trabajo tan taciturno que fácilmente una paloma me cagaria al costado y especificaría mi vida en una sola acción, me he dado cuenta que algunas acciones motivan a uno cambiar radicalmente los modos de pensamiento, es decir, que puede generar en tu conciente que la idea que tenias sea tachada con una X gigante.
No quiero decir más, porque ese que las cosas no irán muy bien, y prefiero mantenerme cauteloso ante la situación. Si esto sigue igual, me imagino que será motivo para algo nuevo en mi larga carrera de ser escritor. Es decir, una nueva historia con la cual aprender que tanto te friega o te tropiezas en el camino.

Pero quiero agregar algo y definitivamente va con este post que acabo de escribir, cuando hay de pormedio un afecto tan grande, me cuesta odiar tanto .

Frase Final:


Odiar a alguien es darle demasiada importancia

Quiero que vean este video via youtube puesto que no lo llegue a subir:
http://www.youtube.com/watch?v=dXKo04lfcOA
P.S.- Gracias a Tota por el premio de Brillante Weblog 2008, no me lo esperaba, les recomiendo que visiten a esta chica magnifica: http://iluxtra.blogspot.com/
Ahh me olvidaba, dentro de unos días mi blog cumplira un año, asi que ya estan avisandos, hagan promocion porque se viene lo mejor de mis peripecias.

6 comentarios:

Matanguero dijo...

Yo soy bien enojón. Como que me gusta enojarme y ponerme todo tomatoso. La verdad ni sé por qué pero pues así es la cosa conmigo. Lo bueno es que se me pasa super rápido.

G. Bastas Chipoco dijo...

Otra vez dando lástima de ti mismo, cuando pienso que tu blog va a dar un paso adelante en su dirección conceptual das tres pasos atras.

En fin, es cosa tuya, ya hace buen tiempo debiste tomar las riendas de tu vida hacia algo mejor y dejar esa actitud pasiva de recibir en vez de buscar y conseguir lo que quieras.

De hecho que si no fueras infeliz la razón de ser de tu blog desaparece, pero qué más da, trata algo nuevo, escribe sobre lo que has ganado porque ya aburres con lo que has perdido

Ignacio Bermejo dijo...

Yo tambien soy de genio rápido, pero luego, cuando se me pasa el enfado, no soy en absoluto rencoroso.
Un abrazo.

Pollo especialista dijo...

para mí la molestia es un momento, pasa rápido así como llegó...pero el rencor dura todo el tiempo que uno este dispuesto a no disculpar y el odio es un paso mayo cuando el rencor ya te domina y no hay marcha atrás...menos mal hasta ahora no llego al tercer nivel

Garo dijo...

jejej felicitaciones por el aniversario.

Garo dijo...

jejej felicitaciones por el aniversario.