lunes, 29 de septiembre de 2008

Evocaciones

Hace unos días recordé aquella tarde cuando la oscuridad aparecía por aquellas ventanas gigantes, recuerdo que la veía observar hacia el suelo y luego hacia cada una de mías palabras, fruncía el ceño y seguía mirando al suelo. Yo seguía hablando, no podía callarme ya estaba sentenciado, cuando termine me di cuenta de lo que había pasado, que ya era momento de ponerle fin a ello. Y se dio. Aquí la historia.

Me preguntaron que vi en ella para estar como estoy. No sabría como definirlo, al hablar con ella me transporto a ese universo en donde mis palabras son decepcionadas con el cariño que deseaba, su inteligencia me atraía al extremo y sobre todo esa risa que mostraba con mi bromas decadentes me hacia aterrizar luego de tanto tiempo de búsqueda.
Lo que comenzó como una mistad se hacía mas fuerte, y mas fuerte y cada día me daba cuenta que esto se salía del libreto, ella comenzó a gustarme y no se si yo a ella.

Me sentía bien con ella, las veces que salimos y compartimos momentos inolvidables provocaban en mi esa idea que me dijo un hombre que leía hojas de coca “Con ella tendrás mucha suerte” (cita textual), pero por momentos dudaba, si podría estar a su lado, o deseaba que así se hiciera ya no seriamos tan amigos como antes, es decir, habría la posibilidad que la amistad se acabe, que ya no seamos ella y yo, sino ella sola y yo solo, y ello generaba en mi la retención de este sentimiento.

Guarde esto tanto que sufrí un día cuando me contó sobre un antiguo amor, lo que hizo por él y que aun mantenía algo en su mente sobre este tercero, recuerdo que esa noche renegué como nunca, me golpeaba la cabeza para darme cuenta de mi error, que fue demasiado tarde y que ya no habría nada que hacer. Esa noche con todo lo ocurrido y su mente volada pensando en ello genero en mi la búsqueda de la verdad.
Esa noche en otro punto de Lima la mire a los ojos, fruncí el ceño de rabio al verme impotente a decírselo, discutimos levemente y yo me fui, ella se fue y en el auto camino a casa me di cuenta que algo había de hacer, y así fue, allí nació “Estas son mis Cartas”, el poemarios del que hable en
el anterior post.

Sin embargo, la amistad puede todo, volvimos a ser los amigos pero que se distanciaron por las benditas vacaciones, el que iba a buscarla para saber como estaba, el que esperaba hasta tarde para acompañarla al paradero, incluso intercambiar unas palabras, algo, y así se dio.
Sin embargo, los sentimientos carcomen y así nació la idea de decírselo por fin, en un momento cuando estemos a solas, cuando podamos por fin mirarnos sin interrupciones, que no se daba nunca.

Fue en vacaciones, lo recuerdo bien, ella estaba sola cuando la encontré, estaba como siempre, pedía ayuda como siempre me pedía y yo ahí estaba firme para ayudarla, a pesar del hambre y el cansancio me quede con ella para poder hacer algo. Y así fue, luego de 5 horas esperándola y hablando me di cuenta que estábamos solos, que por fin era el momento, así que empecé a preparar mi discurso yendo al baño y encerrándome en un cubículo a pensar y pensar en el parlamento.
Pero fue en vano, vano porque no dije nada de lo que practique, la vi frente a mi en ese espacio vació y cuando las luces se prendían le dije la verdad, que la quería mucho, que junto a ella quería compartir parte de mi vida, que era lo mas importante y especial que había hallado este tiempo estudiando. Pero nada sirvió, ella únicamente atino a decirme que no me vería como más, que seriamos amigos y ahí quedaría todo, que nada ni nadie le haría cambiar de opinión.
Yo me despedí, y ella se despidió, Salí del lugar y en plena calle caminando por el frió observando hacia la nada me di cuenta que todo había tomado un giro total, esto se había acabado y era el fin de nuestra historia, no llore porque es exageración, pero si, por la noche lo único que atine hacer fue leer esos poemas que le escribí y entre mis sueños rogaba que apareciese para pedirle perdón por hacer ello. Nunca soñé con ella.

Ahora, pues no se, aun la veo, y puedo decirles que es tan bella como siempre lo fue. Inteligente, hábil, decidida, un caso total que al verla provoca darle un golpe en la cabeza y decirle “REACCIONA” que había alguien allí que podía ayudarle, que la quería y que seria tan hincha de estar todo el tiempo que sea necesario, acompañarla en sus problemas, ayudarle a buscar una solución. Todo y todo. Pero no se.

El tiempo dicen que cambia las cosas, así parece, el sentimiento que saqué de mí vuelve por momentos, pero lo alejo, para no hacernos daño. No puedo negar que aun siento algo, pero que puedo hacer. Niego rotundamente haberme olvidado de ella. Aun esta aquí, y cada vez que puedo me repito que alguna vez la quise tanto. Hoy la quiero, mañana no se. Pero si queda claro si estas leyendo esto (casi improbable) que no te imaginas que difícil es hallar a alguien como tu en este mundo. No te imaginas en verdad.


Frase final:
¿Otra chance?
No, creo que no.

8 comentarios:

Matanguero dijo...

¡Uy! Eso es lo que me choca del amor.

Soy_Dd dijo...

bonita historia, yo hubiera sufrido mucho eso de oir un NO por respuesta es dificil asimilar, ver a alquien que sufre por algo que tu le puedes dar es lo peor, pero cada quien elige..guarda todo eso que tienes para dar ya llegara la indicada, byesitos!

Elmo Nofeo dijo...

Si no te atreviste es que no era para tí.

Saludos.

ArCaNo dijo...

en la vida real, el amor necesita ser posible, incluso aunque no haya una retribución inmediata, el amor sólo consigue sobrevivir cuando existe la esperanza -por lejana que sea- de que conquistaremos a la persona amada. El resto es fantasía.

pd: chato, muchas faltas ortográficas, así no juega Perú pz..

Lemon Guy dijo...

El "pudo ser" jode terriblemente x q no hay nada en concreto y todo son alucines, situaciones q creamos en nuestra cabeza nada q lo q podamos asirnos cuando todo se va a la m, seguro q aun sientes algo, no creo q sea amor y eso lo he aprendido con el tiempo y los golpes, ella puede ser muy inteligente quizás perfecta pero no era para ti, simple para esto se necesitan 2 ... dont worry apuesto q ella también tiene crisis pensando x a no puede enamorarse d alguien como tu.

Alias José Merino Cueva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alias José Merino Cueva dijo...

vaya, blog equivocado

Zegim dijo...

Pensar en lo que pudo haber sido distrae y echa a perder lo que puede ser.

Eso es algo que nadie dice porque suena muy mala onda, pero si no se deja atrás al pasado y a las personas, estamos condenados a quedarnos como estamos, y a veces peor.

No vale la pena.