lunes, 6 de octubre de 2008

La tristeza de Javier

Mi hermano mayor está mal, no es gripe, ni una de esas enfermedades pasajeras que se dan por el bendito clima. Mi hermano esta mal, puesto que su columna a sufrido lo que llamo un pequeño desperfecto.
Luego de diez años de trabajo realizándolo a pie y a veces cargando peso han provocado que ese dolor se vuelva algo más, específicamente una hernia de la cual hay que operarse lo antes posible.

Javier sintió el dolor a las dos o tres semanas después de terminado el ciclo en la universidad, incluso fue algo que ni nos imaginábamos, todo producto de un mala pisada que generó todo lo que menciono en estas líneas, el dolor potente que no le dejaba caminar y que lo hizo retirarse momentáneamente de sus sustento, el trabajo.
Me dio pena cuando lo fui a ver a su casa, con ese dolor que lo mantenía en cama, pensativo y con la idea que volvería a caminar en unos días, que pasaría solamente y que todo seguiría igual, pero una semana, dos semanas acostado daban a entender que esto era peor de lo que nos imaginábamos.
Esa bendita hernia que no le permitió seguir la universidad y generaba en mi esa tristeza de no verlo las noches en que me yo me quedaba realizando trabajos o escribiendo en el periódico. Recordaba que estaba en casa descansando o adolorido aun, viendo televisión y escuchando radio mientras veía jugar a su hijo cerca de él mientras este le pedía salir a jugar.

Como dije, Javier dejo de trabajar, dejo la universidad y ese dolor continuaba a pesar de las visitas al hospital y al doctor, la cantidad de pastillas, frotaciones, incluso ampollas que no generaban algo de mejoría en su persona.
Una de las visitas al hospital generaron el diagnostico, una hernia discal que nadie esperaba, al menos de mi hermano, quien a aparte de todo tuvo que dejar una de sus pasiones, un programa de radio en la universidad.
No sabía que hacer, las veces que iba a verlo ahí en su cama sentado o echado y pocas veces tranquilo con un semblante que me traía temor por momentos y mucha preocupación.

Me hablo un día diciéndome que pasaría hasta octubre, que no iría a la procesión del Señor de los Milagros (donde es cargador de la 17 cuadrilla), le manifesté que eso no pasaría y que iríamos, incluso que lo acompañaría estando él cargando y yo colándome entre la gente con mi carnet de prensa. Ya legamos a octubre y él sigue manifestando ese dolor.

El sábado Javier me pidió que lo vaya a recoger a su casa, que quería ver la salida del Señor por televisión pero en nuestra casa, lo recogí y así fuimos a casa, llegamos de inmediato, fue extraño, lo deje solo frente al televisor viendo las imágenes en vivo y en directo desde la iglesia de las Nazarenas, con un mar humano aplaudiendo al Cristo que salía en andas de personas que Javier conocía.
Lo deje ahí, frente al televisor y yo detrás, observándolo, mi tía Nelly se le acerco y como quien viendo la televisión desciframos lo que estaba pasando, Javier veía la televisión llorando en silencio, las lágrimas le caían y no dejaba de culparse por el maldito mal que no le permitía estar ahí.
Recordé aquellos días cuando llegaba a la casa luego de la salida contándonos con incidencias lo que había visto, donde estuvo y que dijeron los hermanos. Ahora estaba ahí, en casa, sentado, con la hernia y llorando al no verse cerca “al viejo”, como lo llama cariñosamente.
Casi en la tarde, plan de las cinco, salí de la casa con dirección a la procesión, esta vez me fui solo, no como antes que iba con él y conversábamos, cuando nos encontrábamos con sus amigos y bromeábamos a pesar de todo. Ahora yo estaba solo, frente a una multitud y con la carga de lo visto en la mañana.

Estando frente al Señor rogué por mi hermano, lloré para que se mejorase y que sea bendecido, claro, muchos de ustedes creerán que hago un sacrilegio pidiéndole milagros a una imagen cubierta de oro y plata; déjenme decirles únicamente que esta es la religión católica, y no adoramos símbolos ni nada, únicamente es una representación, una imagen que representa la realidad, al Dios que nos ve del cielo y que podría cuidarnos así como no podría hacerlo, pero en fin, basta de clases de educación religiosa y demás, lo importante aquí es mi hermano mayor.

Javier tal vez este en su casa, observando la televisión, o escuchando la radio o viendo a Dariel jugar con su extensa colección de carros, mirando hacia el silencio o pensando cuando alguien le caerá de visita. O cuando nuevamente vendrá a la casa, pero no me preocupo, sin rezos y demás, estoy seguro que él se recuperara y volveremos a jugar como lo hacíamos antes, o mirando un partido como tantas veces gritando y cuando hay un gol saltando y abrazándonos hasta cargarnos uno al otro. Quien sabe, mañana o pasado cuando ya este recuperado iremos a tomarnos unas cervezas bien heladas, igual, él va a invitarme.

Fotos.-

(1) Javier durante su programa de radio en la Universidad. El inmortal PLAYBACK.

(2) Javier cargando la imagen del Señor de los Milagros (es el 3ro que aparece en la fila)
(3) Junto a sus amigos en plena procesión, junto a Lalo, Ismael y Giovanni (yo tome la foto)

Frase final.-

No creo que haya una ahorita, solamente decir que mi hermano es genial

10 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Dios de todas formas responde, sólo hay que saber escuchar.

Saludos.

Matanguero dijo...

Ya se pondrá bien =)

- B.tO - dijo...

Todo siempre mejora... ¡ánimo!

***N!nf@*** dijo...

bueno yo sufro de dolores espantosos en la spalda no por las mismas razones que las de tu hermano pero se vive una via crucis.
Las mas grandes bendiciones para tu hermano para que se recupere pronto.
un beso.

Zegim dijo...

Seguro mejora. En especial, por tener un hermano que lo aprecia tanto :D

- Berenjena - dijo...

Pronto, un regalito para javier...

Todo saldrá bien, estoy segura.

Abraaaazos fuertes para el amigo, el gran amigo!!

¤Jû€nðy dijo...

me imagino la frustracion q debe sentir tu hermano, xor ya se mejorara..
aunq tu digas q no crees, yo si creo en las oraciones.. y se q si le pedimos al Padre con fe él nos lo cumple.. xq el conoce las intenciones de nuestro corazon
animos!

Lemon Guy dijo...

Las cosas pasan cuando se cree en ellas, no importan la religión hay una fuerza dentro d cada uno d nosotros q hace la diferencia.

El Jusip...! dijo...

playback no muere brother! acá en el cir se le extrana.... un abrazo para javier!!!!!!

..."""silvanna"""... dijo...

Ojalá se ponga bien!

Suerte para tu hermano!