miércoles, 29 de octubre de 2008

Mi segundo hermano

Rafael es mi segundo hermano, según todos los que nos ven, el mas parecido a mi.
No tengo mucho que decir de él, simplemente agregar que a pesar de todo tuvo un desempeño resaltante como un hermano mayor, el mas cercano a mi persona, sobre todo por ser el rebelde de mi familia, que demostró que con esfuerzo podía conseguir muchas cosas.
Cuando era niño me hacia jugar con soldaditos de juguete y siempre era de su bando cuando jugábamos contra mis otros dos hermanos. Rafael tenia la manía de ser el muchacho centrado en sus cosas, que intentaba ocultar sus secretos lo mejor posible e incluso el que mostraba seriedad en todo momento.
Tal vez fue eso que lo impulso a querer seguir la carrera militar y postular a la Fuerza Aérea, lastimosamente y por un mínimo detalle no lo logro, pero no quedo ahí, no quiso renunciar y que mejor que siguiendo la carrera que le había llamado la atención desde hacia tiempo.
Postulo para estudiar Derecho y lo logro, recuerdo aun aquel día cuando llego, era sábado, mi abuelita Juana estaba en casa, mi mamá, mi tía Nelly y yo, estando en la sala se abrió la puerta y Rafael entro con los puños cerrados y agitando sus hombros ¡Ingrese! Gritó y todos sonreímos, cargo a mi abuelita y abrazo a mi madre y mi tía, corrió hacia mi y me cargo por la emoción… la mente se nubla y ya no recuerdo nada.

Rafael estudio las leyes, los códigos y todo lo referente, quería demostrar que era de los tantos que intentaban seguir la lucha para obtener algo mejor en su futuro.
Salvo aquellos problemas que no tienen cabida en este momento. Recuerdo también que trabajaba en Pizza Hutt en un tiempo, que cada noche llegaba plan de las 12 de la noche siempre cargando una pizza familiar o personal o pan al ajo para deleite de todos, yo siempre tenia las ganas de esperarlo a pesar de tener colegio al día siguiente, no importaba la hora, a pesar del sueño lo esperaba.
Tal vez fue el quien gesto mi idea de hacerme militar, de seguir ese mundo y del cual renuncie hasta el día que comencé a escribir letras.
Fue el de los hermanos que buscaban que nos defendamos, claro, practico karate y nunca olvidare aquellas mini clases que me daba para defenderme cuando me peleara en el colegio.

Mi hermano estuvo ahí cuando también lo necesitaba, cuando iba a practicar fútbol a un club deportivo y él era quien me acompañaba e incluso me acompaño a comprar mi uniforme, mis chimpunes y era el primero en estar al tanto de mi preparación, incluso comprarme un manual de fútbol.

Con el pasar del tiempo mi hermano cambio, se hizo mas entrado en su trabajo y a veces descuidaba alguno asuntos de mi familia, ello conllevo a surgir diversas discrepancias hasta su retiro de la casa para irse a mudar a otro lado. (En verdad, una situación que no tiene nada que ver en este post).

El día que mi hermano se fue de la casa fui a la iglesia, llore tanto que sentía que iba a desmayarme, pero no ocurrió, incluso ese día tenia clase en las noches, esa vez no atendí nada de lo que decía le profesor, me la pasaba escribiendo lo que decía en la pizarra y lloraba para deleite de aquel que volteara a verme.
Incluso de regreso a casa, en el auto lloraba y con cada paso que daba parecía que la tristeza me embargaba para quedarse a convivir conmigo.

A pesar de ello Rafael volvió, claro, solo de visita dejando una semana o cuando hay un cumpleaños, siempre con vino en la mano y tomando para al menos firmar el acuerdo familiar que tenemos.

No niego que en un momento llegue a odiarlo, pero me di cuenta que era un error total hacerlo, ahora que lo veo o pienso en él me doy cuenta que estamos propensos a ser iguales, sobre todo cuando nos decían que lo éramos, tal vez sufrí más por la semejanza, pero nada de eso.
Lo quiero mucho, es cierto, es ese hermano que aparece de un momento a otro y dibuja una sonrisa diminuta a todos, me alegra verlo sentado en nuestra mesa comiendo y a veces extendiéndome una cerveza para poder tomarla.
Hoy es su cumpleaños, y tal vez no la vuelva a pasar con nosotros, quien sabe, yo se que no tengo un regalo, pero si tengo solo que decirle que a pesar de todo lo pasado sigue siendo mi hermano, el abogado, el serio, el parecido a mi, el que quiero y que no quisiera nos abandone.

5 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Cuando leo este tipo de post sobre hermanos, padre ... personas q no tengo al rededor (soy hijo único y mi relación con mi padre es inexistente) me siento como fuera d lugar ... como si me hubiera perdido de algo.

Soy_Dd dijo...

haaa que bonito que lindo.... y lo más bonito es cuando uno ve crecer a las peronas que keremos y para bien... ahora que lo tienes disfrutalo y deja q te disfrute seguramente ambos estarán orgullosos de tenerse... Muchos post de esos y en buena hora..saluditos!

Elmo Nofeo dijo...

Una familia no es la que siempre esta arrejuntada en un sólo lugar, si no aquella que se une cuando debe unirse.

Saludos.

Zegim dijo...

:D

Ese es el verdadero valor de una familia, sin duda.

Anónimo dijo...

Realmente me emocioné con todo lo escrito sobre Rafael. He conocido muchos detalles que solamente imaginé en algún momento. Siempre le he dicho que es un gran hombre pero el muy humilde no lo acepta. Que hermosas palabras de un hermano. Yo he conocido digamos por un casualidad a Rafael y en estos dos años ha sido como un héroe para mi. Este año claro también daré gracias por un cumpleaño más que tenga.
Maggie