jueves, 3 de diciembre de 2009

Quizás

Acabo de salir de vacaciones. Como siempre con una pena o alguna duda que afecta mi vida y situaciones que genera nen mi personas esperanzas que demasiado tarde he aprendido.
A veces me siento frustrado por no llegar a realizar aquellas metas que intente realizar durante el año, muchas de ellas realmente fuertes y que a pesar de combatirlas siempre resultan venciéndote (algunas veces no se puede ganar, me lo dijeron varias veces).
No puedo quejarme que este año la universidad me ha demostrado muchas cosas, una de ellas y creo la mas rescatable, es que aun tengo amigos, muchos de ellos que me estiman y así asolapadamente tienen un cariño muy especial por mi, sobre todo al saber quien soy y quien fui en sus respectivas vidas.


No puedo negar que también existieron personas que me apoyaron, como lo que ocurrió con la mención honrosa de la crónica, realmente fue una demostración de apoyo que nunca dejare de estar agradecido, y que incluso impulso en mi persona querer seguir esto, intentar pelear por mis sueños.


Sin embargo, he conocido mas que todo personas que quisieron verme mordiendo la tierra, arrastrarme y pedir por favor un respiro para continuar y que estoy seguro detrás de esa seriedad se burlaban sarcásticamente de mi persona. No omito que fueron tanto mujeres como varones, que quisieron verme caer y que quizás lo lograron, pero no por mucho tiempo, algunos quizás no esperaron verme continuar y seguir adelante, espero ahora sepan que realmente lo que uno hace puede rebotar en si mismos sin esperarlo.

Me he dado cuenta también que en los últimos meses algo a pasado con mi creación literaria, esos intentos de escribir una historia se veían truncos de un momento a otro y se convertían en hojas de papel arrugadas o documentos de office en blanco. Situación que no me entendía para nada, como si todo lo que tenia en mi mente se extinguiera de repente, como si alguna situación haya generado poner en blanco mis recuerdos y situaciones, aburrir lo ocurrido y hacerlo que pase como algo desapercibido.
No he escrito mucho este tiempo, mis proyectos se vieron truncos y estancados a espera que algo pasase y generara un capitulo nuevo.
Igual con mi poesía, creo que todo lo sucedido fue un detonante que hizo que las palabras con las que identificaba mi universo sean exiliadas de mi mente, cosa que aun combato y creo de a pocos voy saliendo airoso.

Muchas cosas han pasado en este tiempo que no he escrito, situaciones que generaban en mi no querer compartir algunas cosas con ustedes amigos del blog, sin embargo, hubo algo que me dejo perplejo hoy día, y creo que en verdad de a pocos voy tomándole forma, es la de hacer frente a los problemas, continuar, dar tu otra mejilla si te dan un golpe en una, pelear simbólicamente por lo que deseas, continuar con todo.
Quizás es una enseñanza ya vieja, pero nunca es tarde para entenderla.

Hoy quizás me doy una oportunidad mas, quizás hoy me comienzo a profetizar nuevas situaciones, o quizás este post se convierta en el camino indicado para hacerme lo que tanto quiero hacer.


Gracias amigos del blog, este su servidor esta regresando.

2 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Algo he aprendido con el tiempo ... no somos tan importantes como para q la gente que esta al rededor se tome el trabajo para levantarnos o hundirnos, simples e involuntarias acciones ocasionan determinadas situaciones ... o cree q alguien en este mundo salio a la calla diciendo "hoy hago q este muerda el polvo" vamos! eso es sobre valorarse demasiado.

Elmo Nofeo dijo...

Creer que todo el mundo te mira o que si no es tu amigo es tu enemigo, es propio de adolescentes y tú ya pasaste esa etapa ¿no?

Concuerdo con Lemon, pero detrás de esa pretendida sobrevaloración, hay una enorme inseguridad.