sábado, 29 de septiembre de 2007

Un sueño que siempre tenia

(Tantas veces pensado, estudiado, pero sin entendimiento)

Nunca lo habia descrito, o bueno, nunca tampoco lo habia escrito, pero lo recuerdo como si fuera algo inentendible en mi memoria, aquellas madrugadas tormentozas de mi vida.
Estaba enamorado (que novedad) y lo estaba de verdad. Pero nunca supe porque en medio de tanto amor por dar un hombre se interponia con carrera universitaria en el bolsillo y con capital suficiente para arrastrarme por el suelo como refregador de polleria.
Lo unico que me quedaba era rendirme, darme cuenta que todo lo que hacia o intentaba hacer era en vano; todo era casi imposible de que termine en un final feliz a lo Richard Gere en "Reto al Destino" o algo por ahi.
Vamos al asunto.
En medio de mis tormentos, bueno de las noches en que me ponia a mirar el techo de mi cuarto y repasaba cada escena de la obra del dia en mi propia vida; cuantas cosas habian pasado.
En medio de mi ronquidos pidiendo amor a esta mujer tan maravillosa tenia unos sueños que me venian aquejando tres o cuatro noches seguidas.
Me veia en un campo verde, extenso, totalmente extendo y lleno de pasto por donde ni la tierra de donde brotaba se podia apreciar, habia en medio de todo un camino, largo que terminaba en un horizonte alto el cual caminaba a espera de hallar el lugar de donde me encontraba.
Al alejarme escuchaba repetinamente una voz, una figura diminuta que estaba en el mismo lugar dodne apareci me daba señas pidiendo regreso, yo nunca volvi.
Al llegar al horizonte me daba con una sorpresa, habia un mar extenso, con unas olas sin bravura y tan azul que me era dificl de compararlo con el oceano que siempre veo. De un momento a otro aparecia algo en mi, sentia como un pequeno dolor que no pasaba a terrible, y al darme cuenta de mi espalda salian alas, si alas y volaba a toda velocidad hacia el infinito.
Mi viaje era genial, volar y volar y es oque habia avanzado un kilometro de distancia a donde estaba ese campo extenso... pero la voz me perseguia, me gritaba, hasta reconocerla. Era esa mujer a quien tanto queria que me pedia que no me vaya de su lado, que vuelva y sobre todo una frase mas "Te necesito"... ello provocaba que despertara, no caido pero si pensativo.
¿En verdad me necesitaba?
¿Por que pedia que me quede a su lado?
No encuentro respuestas, de todos modos, ella todavia vive con ese hombre que con su "encanto" la aparto de mi vida. Aparte ya no la veo y no se si la podre ver.
De todos modos, eso de volar, ese campo verde nunca mas aparecieron en mis sueños, hasta hace unos dias, pero no para pensar en la misma mujer, sino para otra cosa que pronto espero contar...

3 comentarios:

Glenny dijo...

L mejor es no dejar de soñar, si te cuento mi historia jamas me la creerias ... no dejes de soñarrrrrrrrrrrrrrrr

Nocturno dijo...

A los veinte, conoceras muchas mas mujeres. Olvídala y sigue soñando.

renxito dijo...

Niño, antes de publicar un nuevo post, mínimo pásalo, previamente, por el corrector de ortografía. No te pases, pues. Después, ¿por qué hablarán mal de la San Martín? Uh, uh, uh... ¿por qué será?